Salvando al Planeta: El Desarrollo Ecológico

Nuestro mundo está avanzando y  progresando en la civilización humana, la modernización, el avance de la tecnología, etc. Pero la  realidad es que aún estamos por lo menos a cien años de crear un planeta que comprenda y fomente métodos de vida amigables con la ecología. Desconocemos las fuentes de energía brutas y realizamos procesos químicos que tienen el poder de eliminar a toda nuestra civilización. Lo que el mundo necesita aprender urgentemente es el desarrollo ecológico.

El desarrollo ecológico significa un avance integral de las personas para construir un entorno donde el progreso se lleva a cabo teniendo en cuenta la sociedad, su economía y la naturaleza, ya que los tres deberían ser interdependientes. Desafortunadamente, el desarrollo ecológico se ha descuidado desde hace mucho tiempo y lamentablemente es por esta razón que tenemos un calentamiento global que se extiende y envuelve a todo el planeta.

El calentamiento global también es el resultado de la deforestación, la quema de combustibles fósiles, ya que estos producen dióxido de carbono de una cantidad tan grande que incluso si dejamos de producirlos en este momento, el gas dañino estará presente en la atmósfera durante varios años. Este aumento de la temperatura global provocará el derretimiento de los glaciares, el permafrost, el hielo marino y el aumento del nivel del mar, provocando inundaciones que pueden arrasar muchas regiones de la faz de la tierra, cambios drásticos en la agricultura, extinción de bosques y muchas especies.

La revolución industrial también tiene un gran papel porque este aumenta la cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera, lo que provoca el aumento del forzamiento radiactivo de CO2, metano, ozono troposférico, CFC y óxido nitroso. Otros factores responsables de la crisis ecológica son la contaminación del aire, y los principales culpables son los gases industriales, los transportes que emiten gases venenosos y la descomposición de ciertos productos de consumo que descargan una gran mezcla de desechos tóxicos en el aire que respiramos.

No es de extrañar que las personas de hoy día sufran tanto por enfermedades respiratorias como asma, bronquitis y cáncer de pulmón. El asbesto es otro material que causa cáncer a muchos trabajadores que trabajan en construcción. Por año, la tasa de mortalidad aumenta cada vez más, de modo que sólo en Francia existen más de 100.000 personas que murieron a causa del asbesto. Se han planteado objeciones severas contra su uso en las naciones más ricas, pero como sus alternativas son caras, los países desarrollados siguen lo siguen utilizando en gran cantidad.

Otros problemas ecológicos clave surgen de la contaminación del agua y la degradación del suelo. Los residuos domésticos y agrícolas se van por desagües masivos y a su vez, todos estos materiales no deseados, se depositan fácilmente en las aguas del mundo, transformándolos en grandes sumideros. Los ríos y lagos transportan estos desechos y los arrojan al mar provocando la acumulación de metales pesados, mercurio, cadmio y compuestos extremadamente no tratados; y estos se depositan en el fondo del océano, lechos de ríos y lechos de los lagos. Algunos fertilizantes compuestos por nitratos y fosfatos han llevado al crecimiento incontrolable de algas y plantas acuáticas. Todas estas situaciones han provocado el agotamiento continuo del oxígeno que se disuelve en el agua, por lo tanto existe un gran número de vidas marinas que se están extinguiendo cada año.

El abandono de productos químicos, desechos radiactivos, y la fuga de petróleo son algunos de los crímenes más atroces que el hombre está cometiendo hoy en día. La degradación del suelo es otra fuente de crisis ecológica,  esto es provocado por el cultivo excesivo de la tierra, ya que ellos obtienen grandes beneficios pero terminan dañando con sus efectos nocivos al clima y al ecosistema.

Con el aumento de la crisis ecológica, los países de todo el mundo están tomando conciencia de la necesidad inmediata de tomar algunas medidas serias para controlar la situación antes de que sea demasiado tarde. Los movimientos ecológicos se llevan a cabo en todo el mundo, lo que está trayendo una profunda transformación arraigada en la conciencia pública hacia nuestro medio ambiente. La gente está alzando la voz incluso contra las naciones más poderosas que adquieren grandes ganancias económicas mientras deterioran todo el ecosistema. Sabemos que  la destrucción del medio ambiente no se puede sentir o ver al instante, pero su resultado final es mucho más peligroso que una guerra nuclear.

Vía Campesina es un movimiento internacional apoyado por países de América Latina, Asia y África, cuyo lema principal es llamar la atención sobre la relación entre el cambio climático y la pérdida de cosechas, y el vínculo entre la soberanía alimentaria y la justicia climática. Este movimiento levanta su voz en contra de la producción de comida chatarra que es perjudicial para la fertilidad de la tierra, la eliminación de la agricultura industrializada, fomenta la energía solar y el biogás como fuentes de energía para ser utilizadas en las granjas.

Oilwatch es otra red internacional ubicada en Ecuador, Nigeria, Tailandia y Costa Rica que insiste en detener el uso de petróleo crudo promoviendo formas de energía renovables como la eólica y la solar.

GAIA (Global Anti-Incinerator Alliance) es una organización global que se enfoca en la disminución de la producción de desechos crudos como las dioxinas. Promueven el concepto de “residuo cero”, lo que significa que al llevar a cabo ciertos cambios en el proceso de producción, tanto los desechos sólidos como los desechos nocivos pueden reducirse a cero.Como veras el desarrollo ecológico a diferencia de cualquier otro desarrollo, no se relaciona con la urbanización y la industrialización, sino que nos invita encarecidamente a retomar el camino ecológico que nos lleva de vuelta a la naturaleza.