Salvando al Planeta: El Desarrollo Ecológico

diciembre 5, 2017 Agustina Bonilla Parra 0

Nuestro mundo está avanzando y  progresando en la civilización humana, la modernización, el avance de la tecnología, etc. Pero la  realidad es que aún estamos por lo menos a cien años de crear un planeta que comprenda y fomente métodos de vida amigables con la ecología. Desconocemos las fuentes de energía brutas y realizamos procesos químicos que tienen el poder de eliminar a toda nuestra civilización. Lo que el mundo necesita aprender urgentemente es el desarrollo ecológico.

El desarrollo ecológico significa un avance integral de las personas para construir un entorno donde el progreso se lleva a cabo teniendo en cuenta la sociedad, su economía y la naturaleza, ya que los tres deberían ser interdependientes. Desafortunadamente, el desarrollo ecológico se ha descuidado desde hace mucho tiempo y lamentablemente es por esta razón que tenemos un calentamiento global que se extiende y envuelve a todo el planeta.

El calentamiento global también es el resultado de la deforestación, la quema de combustibles fósiles, ya que estos producen dióxido de carbono de una cantidad tan grande que incluso si dejamos de producirlos en este momento, el gas dañino estará presente en la atmósfera durante varios años. Este aumento de la temperatura global provocará el derretimiento de los glaciares, el permafrost, el hielo marino y el aumento del nivel del mar, provocando inundaciones que pueden arrasar muchas regiones de la faz de la tierra, cambios drásticos en la agricultura, extinción de bosques y muchas especies.

La revolución industrial también tiene un gran papel porque este aumenta la cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera, lo que provoca el aumento del forzamiento radiactivo de CO2, metano, ozono troposférico, CFC y óxido nitroso. Otros factores responsables de la crisis ecológica son la contaminación del aire, y los principales culpables son los gases industriales, los transportes que emiten gases venenosos y la descomposición de ciertos productos de consumo que descargan una gran mezcla de desechos tóxicos en el aire que respiramos.

No es de extrañar que las personas de hoy día sufran tanto por enfermedades respiratorias como asma, bronquitis y cáncer de pulmón. El asbesto es otro material que causa cáncer a muchos trabajadores que trabajan en construcción. Por año, la tasa de mortalidad aumenta cada vez más, de modo que sólo en Francia existen más de 100.000 personas que murieron a causa del asbesto. Se han planteado objeciones severas contra su uso en las naciones más ricas, pero como sus alternativas son caras, los países desarrollados siguen lo siguen utilizando en gran cantidad.

Otros problemas ecológicos clave surgen de la contaminación del agua y la degradación del suelo. Los residuos domésticos y agrícolas se van por desagües masivos y a su vez, todos estos materiales no deseados, se depositan fácilmente en las aguas del mundo, transformándolos en grandes sumideros. Los ríos y lagos transportan estos desechos y los arrojan al mar provocando la acumulación de metales pesados, mercurio, cadmio y compuestos extremadamente no tratados; y estos se depositan en el fondo del océano, lechos de ríos y lechos de los lagos. Algunos fertilizantes compuestos por nitratos y fosfatos han llevado al crecimiento incontrolable de algas y plantas acuáticas. Todas estas situaciones han provocado el agotamiento continuo del oxígeno que se disuelve en el agua, por lo tanto existe un gran número de vidas marinas que se están extinguiendo cada año.

El abandono de productos químicos, desechos radiactivos, y la fuga de petróleo son algunos de los crímenes más atroces que el hombre está cometiendo hoy en día. La degradación del suelo es otra fuente de crisis ecológica,  esto es provocado por el cultivo excesivo de la tierra, ya que ellos obtienen grandes beneficios pero terminan dañando con sus efectos nocivos al clima y al ecosistema.

Con el aumento de la crisis ecológica, los países de todo el mundo están tomando conciencia de la necesidad inmediata de tomar algunas medidas serias para controlar la situación antes de que sea demasiado tarde. Los movimientos ecológicos se llevan a cabo en todo el mundo, lo que está trayendo una profunda transformación arraigada en la conciencia pública hacia nuestro medio ambiente. La gente está alzando la voz incluso contra las naciones más poderosas que adquieren grandes ganancias económicas mientras deterioran todo el ecosistema. Sabemos que  la destrucción del medio ambiente no se puede sentir o ver al instante, pero su resultado final es mucho más peligroso que una guerra nuclear.

Vía Campesina es un movimiento internacional apoyado por países de América Latina, Asia y África, cuyo lema principal es llamar la atención sobre la relación entre el cambio climático y la pérdida de cosechas, y el vínculo entre la soberanía alimentaria y la justicia climática. Este movimiento levanta su voz en contra de la producción de comida chatarra que es perjudicial para la fertilidad de la tierra, la eliminación de la agricultura industrializada, fomenta la energía solar y el biogás como fuentes de energía para ser utilizadas en las granjas.

Oilwatch es otra red internacional ubicada en Ecuador, Nigeria, Tailandia y Costa Rica que insiste en detener el uso de petróleo crudo promoviendo formas de energía renovables como la eólica y la solar.

GAIA (Global Anti-Incinerator Alliance) es una organización global que se enfoca en la disminución de la producción de desechos crudos como las dioxinas. Promueven el concepto de “residuo cero”, lo que significa que al llevar a cabo ciertos cambios en el proceso de producción, tanto los desechos sólidos como los desechos nocivos pueden reducirse a cero.Como veras el desarrollo ecológico a diferencia de cualquier otro desarrollo, no se relaciona con la urbanización y la industrialización, sino que nos invita encarecidamente a retomar el camino ecológico que nos lleva de vuelta a la naturaleza.

 

Ingeniería Ecológica: ¡Reformemos este Mundo!

noviembre 28, 2017 Agustina Bonilla Parra 0

Los humanos siempre han demostrado una notable habilidad, innovación e ingenio cuando se enfrentan con obstáculos ambientales. En lugar de competir u oponerse al medio ambiente, cooperan con él recurriendo a la “ingeniería ecológica”, a la coevolución y al paradigma ecológico. Este artículo trata brevemente sobre asuntos clave que pueden cambiar la forma de este mundo.

El término “ingeniería ecológica” fue acuñado por primera vez por Howard T. Odum en 1962. Actualmente es profesor en la Universidad de Florida, donde su trabajo en ecología de sistemas ha florecido. La ingeniería ecológica, nos dice: “aquellos casos en que la energía suministrada por el hombre es pequeña en relación con las fuentes naturales, es suficiente para producir grandes efectos en los patrones y procesos resultantes”. (H.T. Odum, 1962, “Man and Ecosystem” Proceedings, Lockwood conference on the Suburban Forest and Ecology. Boletín Connecticut Agric. Station)

Otra definición relacionada con el manejo del ecosistema por parte de la sociedad humana (Center for Wetlands, University of Florida) es: “La ingeniería ecológica es el diseño de ecosistemas sostenibles que integran la sociedad humana con su entorno natural en beneficio de ambos y la gestión de los ecosistemas que tienen valor para los seres humanos y el medio ambiente. Esta combina la ciencia básica y aplicada de la ingeniería, la ecología, la economía y las ciencias naturales para la restauración y construcción de ecosistemas acuáticos y terrestres. Este campo está aumentando en amplitud y profundidad, y cada día se exploran más oportunidades para diseñar y usar los ecosistemas como interfaces entre la tecnología y el medio ambiente”.

Otra definición de ingeniería ecológica es que busca usar el paradigma ecológico para construir ecologías y resolver problemas globales. Se basa en la creencia de que el orden de auto organización que se encuentra en los ecosistemas es tan universal, que puede aplicarse como una disciplina de ingeniería que resuelve los problemas apremiantes de la contaminación global, la producción de alimentos y la utilización eficiente de los recursos, al tiempo que proporciona una alta calidad de vida para toda la sociedad humana.

En esta definición, el paradigma ecológico revela cómo utilizar de forma segura los componentes contaminantes de residuos no deseados, para finalmente cultivar plantas verdes que tengan valor para la sociedad humana, sin estar a expensas de los ecosistemas acuáticos y terrestres. La planificación, el diseño y la construcción con el paradigma ecológico como plantilla, es el trabajo de los ingenieros ecológicos.

Ecos definidos

En 1973, David Del Porto acuñó una nueva palabra – “Ecos” – para representar el primer principio del surgimiento de un sistema ordenado de circuito cerrado del caos y de eventos aparentemente aleatorios en el planeta. Del Porto tomó la “ec” de los ecosistemas y agregó el sufijo “os”, el sufijo griego para los principios universales como logos, eros, gnomos, etc. Parecía un nombre apropiado para los tipos de sistemas sostenibles, ya que “Oikos”, la palabra griega se utiliza para casa u hogar, “eco”, es la raíz de la ecología y economía. La oiko-nomia se basaba en un sistema de organismos vivientes interdependientes, altamente individualistas, que interactuaban con elementos no vivos, organizados en un circuito para que la nutrición de cada organismo se derivara de las salidas o subproductos de otros organismos o sistemas no vivos.El surgimiento de un sistema ordenado fundado en la interdependencia es el resultado espontáneo de cada organismo que desea optimizar su aptitud para explotar (en el sentido positivo de la palabra) los recursos nutritivos en su entorno. En los ecosistemas naturales no existe el desperdicio, porque el excremento y los subproductos son inmediatamente consumidos como alimento por otros jugadores en el show ecológico.

 Coevolución

Un estudio más detallado nos revela un tercer elemento: la información.     La información se transmite de un organismo a otro en memorias genéticas ya sea por reproducción, asimilación y comunicación. Es el componente de información del sistema que permite que la organización del sistema se desarrolle, mantenga y transmita a las generaciones futuras en la forma más adecuada para garantizar la supervivencia de los elementos colectivos. A medida que estos organismos viven, se reproducen, consumen alimento y finalmente mueren para devolver al sistema su energía, materia e información, modifican su entorno para aprovechar mejor las oportunidades que se ofrecen. Esto ha sido referido a como “co-evaluación”, y asegura el entorno óptimo de la supervivencia del ecosistema. El paradigma ecológico revela cómo utilizar de forma segura los componentes contaminantes de residuos no deseados,  para finalmente cultivar plantas que tengan un valor económico. La planificación, la ingeniería y el diseño con el paradigma ecológico como nuestra plantilla, son el trabajo de estrategias sostenibles.

6 Amenazas del Refugio Ártico

noviembre 21, 2017 Agustina Bonilla Parra 0

Como ya bien sabemos, el clima cambiante en el Ártico es una mala noticia para los osos polares, pero lo que quizás no sepas, es exactamente lo que significa ese clima cambiante para esta región en particular. El cambio climático amenaza la vida silvestre, pero también representa un grave peligro para las poblaciones indígenas que subsisten en la tierra.

Cabe decir que el calentamiento global no es la única amenaza para las personas y los animales que viven en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. Las relaciones que existen entre la gente y el lugar, da a pie a que cualquier perturbación sea un inminente peligro.

A continuación te presentamos las principales amenazas para el Refugio del Ártico y la planicie costera:

  1. Picos de temperatura

Comencemos con un clásico en el cambio climático. Con el aumento de las temperaturas viene una temporada de crecimiento más larga para las plantas árticas enraizadas sobre el permafrost. Con el clima más cálido y los veranos más largos vienen con agua más estancada, lo que significa más mosquitos y moscas negras. Para el caribú, estas plagas pueden volverse tan densas y molestas que los mamíferos no pueden alimentarse.

  1. Derretimiento del hielo marino

Cuando el hielo marino adelgaza, los animales que dependen de este hielo, terminan pisando agua fría. Pero el derretimiento del hielo marino también representa una oportunidad para las compañías de petróleo y gas: una ruta de perforación más clara. La prospección resultante arroja una amenaza física obvia para la tierra e introduce una nueva posibilidad:

  1. Derrames del oleoducto y destrucción del hábitat

Los mares de Chukchi y Beaufort que rodean el Refugio Ártico albergan a  morsas, pájaros, focas y ballenas, y la industria extractiva de petróleo y gas, representa un peligro para las poblaciones de animales que se encuentran en un estado vulnerable. Los derrames del oleoducto son una realidad muy triste, y como bien saben, existen muchos pelícanos cubiertos de petróleo, y las manchas pueden destruir los medios de vida de los animales. Los derrames son particularmente difíciles de limpiar cuando se combinan con el hielo marino y el clima extremo. En tierra, los riesgos también son altos. El ruido y la infraestructura de perforación amenazan a los osos polares, el caribú y otras especies. Y cuando las especies centrales están amenazadas, esto nos conduce a lo siguiente:

  1. Espirales del ecosistema

Nunca se ha tratado solo de las ballenas. Debido a la naturaleza frágil y volátil del extremo norte, los ecosistemas árticos son infinitamente más sensibles que de otras regiones. Las redes alimentarias son simples, y cuando se alteran las redes tróficas, las ondas se sienten amplia y agudamente. Esto también afectaría considerablemente a las personas que dependen de los animales de la llanura costera -como por ejemplo, los gwich’in que dependen del caribú. Probablemente en este punto, ya te has dado cuenta que todas estas amenazas se entrelazan.

  1. El Ártico es una amenaza para sí mismo

A medida que el hielo del mar blanco se derrite, los mares oscuros absorben más luz solar, lo que a su vez acelera el calentamiento. La quema adicional de petróleo y gas también significa más dióxido de carbono en la atmósfera. Y el derretimiento del permafrost libera metano: un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono en términos de potencial de calentamiento. Esto significa que el Ártico es cálido y rico en petróleo y por lo tanto, plantea una amenaza para sí mismo y el resto del planeta. Los gases de efecto invernadero y el aumento del nivel del mar no respetan fronteras. Lo que nos lleva a nuestra amenaza final…

  1. Inacción

Los riesgos anteriores son más que amenazas, son casi promesas. Afortunadamente, todavía hay una oportunidad de mantener algunas de estas  bajo control. Primero, debemos mantener a los lobos a raya al evitar que el Congreso abra el refugio a la perforación. No permita que su inacción, indiferencia o desinformación permita que la industria del petróleo y el gas se cuelen en este frágil lugar. Una llanura costera protegida no evitará que el mundo se caliente, pero ciertamente puede mantener un poco más seguro un rincón.

La visión solar de Tesla llega a Puerto Rico

noviembre 14, 2017 Agustina Bonilla Parra 0


Tesla anunció que comenzó a construir su primera instalación de micro redes, tendiendo un campo solar y colocando sus baterías Powerpack del tamaño de una nevera, para  poder suministrar electricidad a un hospital infantil en la capital puertorriqueña.

La idea de que la energía solar, puede servir como una fuente viable de ayuda de emergencia, es totalmente nueva. En nuestros tiempos, las tecnologías renovables han proliferado y se han vuelto más asequibles, aunque ya es bien sabido que existe una respuesta comprobada a los desastres naturales: recurrir a los generadores diésel y al combustible, hasta que los servicios tengan la oportunidad de restablecer la red eléctrica.

Este ha sido el patrón que  ha seguido Puerto Rico después del Huracán María. Una ferretería le comentó a New York Times que había estado vendiendo hasta 300 generadores por día. FEMA afirma que ha instalado más generadores en Puerto Rico, que en  las partes afectadas por huracanes en Texas y Florida. Aún así, cabe decir que los generadores son caros, ineficientes y propensos al fracaso. Y quemar diesel o gasolina en los hogares tiene riesgos para la salud, como lo es el envenenamiento por monóxido de carbono.

Por el contrario, una configuración de micro red, es una combinación de paneles solares, almacenamiento de batería e inversores eléctricos que no requieren entrada de la red eléctrica principal, que tienen un efecto inmediato y proporcionan electricidad confiable sin contaminación. Y una vez instalados, estos sistemas autónomos  ayudan a eliminar los apagones continuos que eran un gran problema en Puerto Rico incluso antes de María.

Tesla es la compañía más destacada que pasa por alto las avenidas convencionales de reconstrucción para instalar energía renovable y baterías. Otras compañías y organizaciones sin fines de lucro han estado reuniendo recursos para llenar el vacío dejado por los esfuerzos de ayuda federal.

El grupo alemán de energía renovable Sonnen, se ha comprometido a construir micro redes en áreas prioritarias, trabajando con el socio local Pura Energía, para instalar baterías donadas a centros comunitarios. Otro grupo, Resilient Power Puerto Rico, está distribuyendo generadores solares a comunidades remotas, donde pueden servir como centros para necesidades inmediatas, como cargar teléfonos y filtrar agua.

Los sistemas de micro redes proporcionan electricidad y comunicaciones a las estaciones de bomberos, así como tecnología de purificación de agua que proporcionan hasta 250 galones de agua potable por día, algo crucial en una isla donde 1 de cada 3 residentes no tiene acceso a agua potable.

Hay 95 estaciones de bomberos en Puerto Rico, y se calcula que tomará poco menos de $ 5 millones para Empowered by Light equiparlos a todos. Hasta ahora, la organización sin fines de lucro ha transformado dos estaciones, una en el barrio Obrero de San Juan, de bajos ingresos, y otra en la ciudad de Utuado, en el centro remoto de la isla. Después de estas instalaciones, la estación de bomberos local es el único edificio con las luces encendidas por la noche: las comunidades periféricas y marginadas siempre están entre las últimas en recibir ayuda de emergencia.

Hasta el 80 por ciento de las líneas de transmisión de alta potencia de la isla fueron destruidas, e incluso los trabajos de reparación, tienen a la mayoría de la isla fuera de la red hasta finales de este año.

En los próximos meses, a medida que las comunidades y las empresas trabajen para reconstruir esa infraestructura, habrá oportunidad de hacer que la isla sea más resistente. Las empresas como Tesla ofrecen un camino hacia una infraestructura eléctrica menos vulnerable. Mientras tanto, organizaciones como Resilient Power Puerto Rico, enfatizan la importancia de la resiliencia económica.

Los fundadores con sede en Nueva York quieren poner el poder en manos de los residentes de la isla, siguiendo el modelo de esfuerzos similares en Rockaways después de Sandy. La organización sin fines de lucro, tiene la ambición de establecer 100 ciudades solares, una economía verde robusta y más independencia eléctrica para todos.

 

Una Escuela Que Nos Enseña en la Naturaleza

noviembre 7, 2017 Agustina Bonilla Parra 0

En Estados Unidos existe una  escuela llamada Wild Roots Forest School, y está inspirada en un movimiento educativo que ha proliferado en Escandinavia y Gran Bretaña, y que en los últimos años ha estado ganando popularidad en Estados Unidos, Australia y Canadá. Las clases que se enseñan se llevan a cabo completamente al aire libre; y como bien lo describe su sitio web, nos dejan con la siguiente frase: “El cielo es nuestro techo, los árboles son nuestras paredes y nuestro piso es la Tierra viviente”.

 

Ellos combinan las ideas y prácticas que son planteadas por los filósofos educativos, ya que ellos se centran y se basan en el juego. Todo este aprendizaje se encuentra respaldado por un creciente cuerpo de investigación sobre los efectos que tiene la naturaleza en el bienestar de los niños. La idea básica es que la naturaleza es buena para los niños, por ende, los niños que están conectados con la naturaleza, realizan buenas acciones para el mundo  en el que vivimos.

 

Esto ciertamente ha sido demostrado en la experiencia de Lia. Ella nació en Letonia cuando la comida era escasa y pasó  los primeros seis años de su vida alimentándose en el bosque con su familia. Ella atribuye su gran amor a las plantas silvestres a sus experiencias vividas, y  nos relata lo siguiente: “Gran parte de lo que sucede en la primera infancia es la memoria previa, por lo tanto, esas experiencias se quedan grabadas en lo más profundo de nuestro cuerpo.  A pesar de que los niños sigan creciendo, ellos no pierden su relación con el mundo natural, incluso si se les quita”.

 

Dependiendo de sus habilidades, los niños usan peladores de verduras o cuchillos para cortar palos. Antes de usar herramientas afiladas, los niños crean algo que se le ha llamado “anillo de sangre”,  y esto se hace con la finalidad de utilizar las ramas caídas. Los otros niños saben que deben permanecer fuera del ring por su  propia seguridad.

 

El primer preescolar de  Grippo, fundado en 1996, tenía una instalación rodeada de paisajes salvajes. Sus alumnos y ella pasaban más tiempo fuera del edificio que dentro de él. También descubrió que los niños que tenían dificultades en el aula estaban afuera, y por todos lados había menos conflicto y más magia. Dos años más tarde, ella decidió mudarse al aire libre por completo.

 

Hoy, ese espíritu audaz infunde a Wild Roots. Los niños trepan a los árboles, aprenden a evitar el roble venenoso, se encuentran con animales muertos e incluso disfrutan de fogatas los días de lluvia. Grippo cree que los niños poseen una sabiduría inherente. No quieren lastimarse a sí mismos. Por lo tanto, y cada vez más, ella permite que los niños corran riesgos, que aprendan por si mismos de los pequeños golpes y arañazos que puedan llegar a ocurrir, porque esta enseñanza los ayuda a aprender a tomar decisiones informadas. Un ejemplo de ello sería que a los niños que son parte de su escuela evita decirles que “tengan cuidado”, ya que esta precaución, solo pone al sistema nervioso en alerta, sin dar alguna información sobre cómo mantenerse a salvo. En cambio, prefiere utilizar un lenguaje que les enseña a los niños  a cómo evaluar la situación: “¿La rama a la que estás a punto de escalar está viva o muerta?”

 

Alternativamente nos comenta lo siguiente: “He visto crecer un cambio cultural que exige a los padres a que tengan miedo, para que los niños no asuman los riesgos que todos tomábamos cuando éramos niños. Ahora el juego sin supervisión, nadar en estanques y todo tipo de cosas divertidas, se consideran demasiado peligrosas. “Nuestra escuela al estar afuera, la convierte en pública y, en distintas ocasiones, nos hemos enfrentado con las miradas y acciones de los adultos por el riesgo inminente de nuestros alumnos. La gente de la comunidad ve a un niño trepando a un árbol y se asusta. Es por esta razón que los maestros aprenden a formar relaciones agradables y tranquilas con la comunidad, para evitar malos entendidos y situaciones sin sentido.

 

Wild Roots cuenta con cuatro “aulas” que incluyen un arroyo, una granja, un afloramiento de arenisca y un gran árbol de roble rodeado de pastizales. La escuela se mueve mensualmente, dando tiempo a los niños para conocer cada lugar en cada temporada del año.

 

La buena noticia es que, a pesar de sus temores, los padres reconocen la necesidad de una educación al aire libre de calidad y están liderando el movimiento. Lia recibe correos electrónicos todos los días de padres interesados que desean saber si existe un Forest Schools cerca del área de donde viven, y como resultado de esto, más padres están realmente interesados en este tipo de escuela.

 

Los padres también se benefician de Forest Schools  como sus hijos. Ellos les enseñan a sus padres cómo identificar el roble venenoso y qué plantas pueden comer. Inevitablemente, nos cuenta Lia, mientras los padres ven a sus hijos prosperar en medio de rocas, pájaros y árboles, empiezan a retomar su conexión pérdida con la naturaleza, y en el camino, fortalecen su determinación de recuperar lo perdido.